31 de enero de 2015

Los órganos de la Administración General del Estado (AGE)


Los órganos de la Administración General del Estado (AGE):

La AGE está gestionada por órganos superiores y directivos, los cuales tienen a una persona como responsable de su funcionamiento, es lo que se conoce como un cargo.

Nunca deben de ser confundidos órgano (persona jurídica) y responsable del mismo (persona física) pese a la similitud de los nombres de ambos, por ejemplo uno de estos órganos es una Dirección General, la cual está dirigida por un Director general.

El órgano (la Dirección General) es un conjunto de personas encargadas de la gestión de una determinada área de actividad, y el dirigente del órgano (el Director general) es el máximo responsable de su dirección.
Los órganos superiores de la AGE son:
    • Ministerio, dirigido por el Ministro.
    • Secretaría de Estado, a cuyo cargo se encuentra el Secretario de Estado.
Los órganos directivos de la AGE son (ordenados jerárquicamente):
    • Subsecretaría, que dirige el Subsecretario. Hay una por cada ministerio.
    • Secretaría General, la comanda un Secretario general, que posee rango de Subsecretario. Puede existir un máximo de una Secretaría General por ministerio (es posible que no exista ninguna).
    • Dirección General, a cuyo cargo figura el Director general.
    • Secretaría General Técnica, la cual es dirigida por el Secretario general técnico, quien tiene rango de Director general.
    • Subdirección General, a su cargo está el Subdirector general.

Todos los responsables de estos órganos son altos cargos salvo los subdirectores generales.

18 de enero de 2015

El Derecho


El primer tema de las oposiciones al Cuerpo Nacional de Policía versa sobre el Derecho, en sus diferentes acepciones, tipos y ramas. En este artículo vamos a describirlo.
El Derecho, así en mayúsculas, se refiere a la ciencia social que regula la vida en sociedad a través de normas jurídicas. Su misión es poner las condiciones y reglas a cumplir por todos para que podamos convivir en paz y tener una guía de actuación que nos evite problemas en nuestras relaciones con los demás.
El derecho, ahora en minúsculas, es una potestad, un poder que corresponde a una persona frente a otros, o sobre todos. El derecho a la vida será un derecho frente a todos tal y como reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el artículo 15 de nuestra Constitución. Este, como derecho fundamental, obliga a todos, incluso y especialmente al Estado, a respetar la vida del resto de personas.
El Derecho es dinámico, es decir evoluciona en el tiempo a la vez que lo hace la sociedad que pretende regular. Asimismo cada una de los países tiene sus propias normas. Con esto vemos que cada tiempo y lugar tiene su propio Derecho. A cada uno de ellos se le llama ordenamiento jurídico.
Por tanto al ordenamiento jurídico se le conoce como el conjunto de normas jurídicas que rige en cada territorio en un periodo determinado. En España no tenemos ahora las mismas normas jurídicas que hace un siglo, ni tan siquiera un año; y por supuesto no hay las mismas reglas que en Francia o en Nueva Zelanda.
Pero qué es lo que hace especial al Derecho sobre otros conjuntos de reglas como son los códigos éticos o religiosos. La clave está en la “coacción”, es decir la condición que hace que las normas jurídicas deban de ser cumplidas forzosamente, puesto que si no lo hacemos nos caerá un castigo, una sanción.
Sin embargo en las normas religiosas el castigo suele reservarse para otra vida, por lo que algunos prefieren hacer y deshacer en la presente y ya resolverán lo que hacer en otras vidas.
En las normas jurídicas la coacción que obliga a su cumplimiento está reservada al Estado, es decir este ente es el único que puede sancionarnos por no cumplir ese tipo de reglas.


En conclusión el Derecho es un conjunto de normas jurídicas cambiantes en el tiempo y el espacio, las cuales cuentan con la inestimable ayuda de la capacidad sancionadora del Estado para que su observancia sea obligatoria.