30 de junio de 2014

Asesinos en serie según el FBI (II)

En un post anterior hablamos un poco sobre los asesinos en serie y dimos los conceptos básicos sobre este fenómeno criminal. en este vamos a profundizar en la clasificación que el FBI creó para investigarlos cuando crearon su famosa Unidad de Ciencias del Comportamiento.
El término 'asesino en serie', viene del inglés ‘serial killer’, y fué acuñado por el agente del FBI Robert Ressler al que los diferentes episodios que suponen cada uno de los homicidios que protagoniza el asesino en serie le recordaban a los seriales televisivos que veía en la televisión cuando era niño. 
Conferencias sobre temas policiales en Sevilla
Los asesino sen serie son causantes de la muerte de tres o más personas, mediando entre los sucesos que dan lugar a estos resultados un periodo más o menos prolongado que técnicamente se llama ‘tiempo de enfriamiento’, es decir los homicidios no suceden simultáneamente o uno a continuación de otros, sino que transcurre un tiempo (desde días hasta años, incluso) entre ellos. Además los lugares suelen ser diferentes (aunque no necesariamente).
El número mínimo de tres no es determinante puesto que se puede dar el caso de haber asesinado a una sola persona cuando son detenidos y encarcelados, impidiéndoles continuar con sus macabros proyectos. Es el caso de Javier Rosado, el ‘Asesino del Rol’, que fue detenido por miembros del Cuerpo Nacional de Policía en Madrid cuando iba a cometer su segundo homicidio.
En principio el FBI distinguió dos tipos de asesinos en serie en función de la apariencia que deja en las escenas de sus crímenes:
·         Organizados o psicopáticos (psicópatas): son predominantes en número puesto que más o menos constituyen dos tercios del total. Las escenas de sus crímenes suelen carecer de pruebas, planifican y preparan sus golpes con esmero.
·         Desorganizados o psicóticos (esquizofrénicos): padecen una grave enfermedad mental que les impide percibir la realidad tal y como es en verdad. Sus acciones suelen partir de un impulso o bien por una falsa creencia fruto del trastorno que padecen.
El FBI comprobó que era muy complicado introducir a todos los asesinos en serie en uno de estos grupos ya que se encuentran constantemente con escenas que tienen rasgos propios de ambos tipos, por lo que introdujo una nueva categoría: el asesino en serie mixto.  Quien combina características propias de un enajenado mental con la frialdad y ausencia de sentimientos de los psicópatas. 
 

23 de junio de 2014

Errores habituales al hablar de psicópatas.

La personalidad del psicópata es muy complicada y se describe sobre la base de muchos factores, sin embargo podemos afirmar que lo básico es su incapacidad para sentir empatía, es decir no pueden ponerse en la piel del prójimo desde el punto de vista sentimental. A ello hay que añadirle que no tienen remordimientos, que son manipuladores, narcisistas (según ellos son los mejores en todo lo que hacen), y un largo etcétera de rasgos más o menos marcados según el caso particular puesto que no hay dos psicópatas iguales.
En este post vamos a intentar desterrar varios mitos que pesan sobre esta encarnación del mal, auténticos diablos de color rojo, cuernos, rabo y tridente.
Conferencias sobre temas policiales en Sevilla
Robert Hare, uno de los mayores especialistas del mundo sobre psicópatas, dice sobre ellos: los psicópatas son depredadores que encandilan, manipulan y se abren camino en la vida sin piedad, dejando una larga estela de corazones rotos, expectativas arruinadas y billeteras vacías. Con una total carencia de conciencia y sentimientos por los demás, toman lo que les apetece de la forma que les viene en gana, sin respeto por las normas sociales y sin el menor rastro de arrepentimiento o piedad. Sus asombradas víctimas preguntan desesperadamente: ¿Quiénes son esas personas?
            Como primer mito a desmentir tenemos que decir que no te confundan nunca, los psicópatas NO ESTÁN LOCOS, no tienen ninguna enfermedad limitante, es decir no padecen ni una esquizofrenia ni una bipolaridad ni una neurosis. En consecuencia, y siguiendo el criterio jurisprudencial del Tribunal Supremo y del Constitucional, estas personas no pueden ser eximidas de su responsabilidad penal alegando que padecen una enfermedad mental, no es cierto, puesto que el psicópata es capaz de distinguir perfectamente entre el bien y el mal, y cuando realiza un daño a un tercero lo hace con pleno conocimiento del significado y consecuencias de esa acción.
La creencia popular de que el psicópata es un asesino en serie y muy inteligente, es totalmente falsa. Diferentes cálculos cifran la incidencia de los psicópatas en la población del 1%, eso indica que existirían en España cuatrocientos mil psicópatas. Afortunadamente no existe ese número de asesinos (mucho menos asesinos múltiples) en nuestro país.
Este porcentaje crece hasta el 20% cuando la población de referencia es la penitenciaria, es decir de cada cinco reclusos, uno es psicópata. Lo que nos da idea de la proporción de psicópatas que tenemos como clientes en el oficio de policía.
Y es que entre los psicópatas debemos de distinguir varios tipos según hayan cruzado la línea que marca el ordenamiento jurídico al tipificar una conducta como delito. Así los que no han llegado a delinquir son los psicópatas integrados. Y el que ha llevado a cabo alguna acción u omisión considerada infracción penal es un psicópata criminal.
Otro error común es pensar que solo existen hombres psicópatas, cuando hay mujeres que también lo son, aunque es un trastorno de la personalidad más frecuente en el hombre que en la mujer, que lo desarrolla en menos casos.


16 de junio de 2014

La evolución hasta el Movimiento Skinhead.


El Movimiento Skinhead es una de las Tribus Urbanas de las que más se habla en los medios de comunicación aunque no siempre con mucho acierto a la hora de describirlas tal y como son realmente, cayendo reiteradamente en los estereotipos habituales. Tanto se repiten que parece que esos errores se convierten en realidad, como por ejemplo que todos los Skinheads tienen ideología de extrema derecha, lo cual es absolutamente falso puesto que, existen infinidad de grupos incluidos dentro de este Movimiento Skinhead que profesan otras ideologías totalmente opuestas a la mencionada y, sin embargo, lucen estéticas casi idénticas y vienen de un tronco común que, paradójicamente, se sitúa en un país con una población negra en su práctica totalidad: Jamaica.
En efecto, el inicio del Movimiento Skinhead lo podemos situar en ese país en la década de los cincuenta con motivo de la aparición de la afición por la música Ska. Si, la rama de extrama derecha de este Movimiento, que presumen orgullosos de ser racistas o xenófobos, tienen su origen en un país con una amplia mayoría de personas negras. Toda una paradoja, que se explica con la evolución que los seguidores del Ska, los Rude Boys, siguen en el tiempo.
En el año 1962 este país se independiza de Inglaterra. Esta secesión no fue bien recibida por parte de la población jamaicana que estaban más conformes con seguir gobernados por los ingleses. Esto hizo que muchos, aprovechando que los beneficios para inmigrar que proporcionaba pertenecer a la Commonwealth, emigraran a Inglaterra donde preveían muchas más oportunidades para su futuro. Entre estos nuevos habitantes de Inglaterra estaban muchos Rude Boys con su pasión por la música Ska.
Conferencias sobre temas policiales en Sevilla
Los inmigrantes jamaicanos se ubican en barrios humildes de trabajadores en Londres, lugar donde más trabajo se ofrecía a los que venían de fuera buscando un futuro mejor. En esa ciudad, por los años sesenta triunfaba el estilo Mod, que casualmente también se ubicaban en las mismas zonas de la urbe. Asimismo el Movimiento Hippy tenía mucho predicamento en esta capital, a los que los Mods desprecian por su estética desaliñada y su supuesta falta de higiene.
La unión de los Rude Boys y los Mods,  en estos barrios de clase trabajadora de Londres vienen a dar a una nueva Tribu Urbana llamada Hard Mods, evolución de los Mods, más violenta, aficionada a las peleas, a la cerveza y a vestir bien.
Los miembros de los Hard Mods trabajaban en fábricas donde para evitar accidentes causados al pillarse el pelo en las máquinas, optaron por dejárselo muy corto para así no sufrir daños. Es decir la peculiar forma en la que los Skinhead (cabezas rapadas) llevan su pelo es fruto de una pionera forma de prevención de riesgos laborales.
En 1966 se celebra el Mundial de fútbol de Inglaterra, en el que el país anfitrión resulta vencedor. Esto provoca una autentico boom de este deporte en ese país. Los diferentes clubes organizan a los jóvenes para que animen a sus equipos desde la parte de atrás de las porterías. Nacen los Holligans.
En este ambiente de radicalización de los hooligans de fútbol en los que participaban jóvenes procedentes de la clase obrera con mucha afición por ir vestidos de forma arreglada, ‘con clase’ dicen ellos, con el pelo rapado para evitar accidentes laborales con las máquinas que manipulaban y pasión por la cerveza, nacen los Skinhead que en ese principio carecían totalmente de cualquier tipo de ideología. Eran apolíticos.
Los dirigentes del recién creado del Partido Nacional Británico (BNP), de extrema derecha, vieron a este colectivo tan organizado como una oportunidad para sembrar la semilla de su ideología en la juventud, por lo que se acercan a los Skinhead, que en parte, (sólo en parte) se vieron atraídos por las proclamas y propuestas de este partido político de extrema derecha que se ofrecía a financiarlos y darles una estructura y unas metas más tangibles, algo por lo que luchar, más allá de los colores de un equipo de fútbol. A ello también contribuyó la crisis del petróleo que hizo disminuir notablemente los puestos de trabajo, circunstancia que los mandatarios del BNP (y en general todo el llamado Frente Nacional Inglés) achacaron a la gran cantidad de inmigrantes que en los años sesenta acudieron a Inglaterra, lo que creó un rechazo hacia los trabajadores extranjeros, es decir se desarrolló un sentimiento de xenofobia muy intenso.
En respuesta a esta tendencia ideológica, el resto de grupos Skinhead sin ideología reaccionaron hacia el lado opuesto: la extrema izquierda. Estos colectivos rechazan la deriva hacia la derecha de algunos Skinhead, ya que con ello se traiciona la historia y los orígenes del Movimiento Skinhead: la raza negra (los Rude Boys) y la clase trabajadora.





9 de junio de 2014

El perfil del Asesino en Serie

Seguimos desarrollando el tema de los asesinos en serie, que es un mundo muy complejo y con muchas teorías que intentan explicarlo. 
En este segundo post sobre este fenómeno criminologíco tantas veces llevado a novelas, series de televisión y películas, vamos a tratar de describir los rasgos más típicos del asesino en serie. 
El perfil del Asesino en Serie
Los estudiosos de fenómenos complejos y con muchas variantes, como es el caso que nos ocupa, suelen recopilar una serie de datos de los sujetos participantes, en esta ocasión autor y víctima, conformando un perfil de estos. En el ámbito de los asesinos en serie, existen un número indeterminado que no han podido ser identificados, por lo que la información obtenida se debe de considerar de forma relativa.
A la hora de analizar los datos de los asesinos en serie, se ha concluido que sus rasgos más frecuentes, son los siguientes:
·     Hombres. En efecto la mayoría de asesinos en serie son varones, lo cual no quiere decir que no existan mujeres que han cometido este tipo de atrocidades. De hecho en España se conocen varias como Margarita Sánchez Gutierrez, la viuda negra de Hospitalet, quien entre 1992 y 1995 pudo cometer cinco homicidios mediante envenenamiento.
·      Raza blanca. Al igual que no todos los asesinos en serie son hombres, no todos son de raza blanca. De este fenómeno no están libres ninguna de las razas, así lo demuestran los Asesinos del Tarot,  dos personas de raza negra que en poco más de veinte días dispararon a trece personas con un rifle de precisión escondidos en un habitáculo que prepararon en su vehículo, matando a diez personas, en el año 2002 en Estados Unidos.
·      Edad entre 25 y 34 años. La realidad sigue mostrando casos que no cuadran con este rango de edad, sin ir más lejos el caso de los Asesinos del Tarot comentado anteriormente tenían 17 y 41 años cuando cometieron sus homicidios. No obstante Pérez Rangel, el Asesino del Parking de Barcelona en el año 2003, tenía veinticinco años cuando cometió sus dos homicidios.
·       Inteligencia por encima de la media. Sobre este dato existen muchas discrepancias ya que este rasgo podrían ser más propio de un tipo concreto de asesinos en serie, no de todos. 
·       Interés por el trabajo policial o militar, desempeñando incluso trabajos relacionados con la seguridad, como ser vigilante de seguridad. El asesino de la baraja fue militar durante unos años, quizás su salida del ejercito pudo ser el catalizador que le llevó a explotar su lado más oscuro, tal y como se verá en el siguiente curso de nivel intermedio. Su siguiente empleo fue como vigilante de seguridad.
El perfil del Asesino en Serie.
·   A medida que se ejecutan más acciones criminales se suele reducir la planificación, incrementar la violencia y reducir el tiempo de enfriamiento. Es decir, tal y como se decía en el tema dos el modus operandi va evolucionando, se van limando algunos defectos y se van adaptando a las circunstancias.
·    Luchan por su vida y su libertad, es decir es muy extraño que se suiciden o que se entreguen a la policía. Sin embargo asesino de la baraja sí que se presentó voluntariamente en la comisaría de Puertollano.
Ya se ha mencionado que este tipo de perfiles se deben de considerar como una referencia. Pocos criminales de este tipo cumplen todos y cada uno de los siete u ocho rasgos relacionados aquí.
  
En posteriores post seguiremos tratando este complejo fenómeno, afortunadamente mucho menos frecuente de lo que nos hacen pensar películas y novelas. 

2 de junio de 2014

Quién es el terrorista: ni un loco, ni un psicópata, simplemente un adoctrinado.

Pocas acciones criminales nos dejan con el cuerpo más consternado que la noticia de un atentado terrorista, pocos delitos son tan graves y tan injustos. Al ver imágenes del lugar de una explosión provocada por una acción de esta naturaleza normalmente surge a nuestra mente la idea de ¿por qué? Y la respuesta suele ser ‘porque están locos’. En este post intentaremos arrojar luz sobre esta pregunta y sobre todo desterrar esta respuesta tan errónea.
El terrorista no es ningún loco, en la inmensa mayoría de los casos no sufre ningún tipo de trastorno mental y mucho menos uno de la gravedad de una psicosis, del tipo de una esquizofrenia paranoide. Las personas que padecen este tipo de enfermedades difícilmente puede llevar una vida normal si no es con la ayuda de una medicación que les permite superar sus síntomas (alucinaciones, paranoias u otros) pero que no consigue la curación del paciente y tienen unos efectos secundarios notables.
Conferencias sobre temas policiales en Sevilla
Un terrorista vive con un alto grado de tensión y estrés por diversos motivos: la presión constante de ser sorprendido por la policía e ingresado en prisión durante años, la manipulación de material explosivo que de realizarse incorrectamente puede llevarle a la muerte instantánea. Soportar esta situación teniendo una enfermedad mental grave que debe de ser objeto de revisión constante por parte de un psiquiatra que le administre una medicación tan fuerte como la descrita es casi imposible.
Otro error en el que se suele incurrir es afirmar que el terrorista es un psicópata, término que se usa incorrectamente de forma frecuente como cuando se afirma que todo psicópata es un asesino, lo cual es faltar a la realidad como demuestra el hecho de que en la población una de cada cien personas es una psicópata y, afortunadamente, en España (con 40 millones de habitantes) no existen 400.000 asesinos.
Un psicópata es una persona incapaz de tener empatía, no puede ponerse en la piel del prójimo desde el punto de vista sentimental. No tiene remordimientos cuando hace algo inadecuado y tiene una capacidad increíble para manipular a los demás. Es un autentico diablo con cuernos, rabo y tridente, un mala gente, pero no, necesariamente, un asesino y mucho menos un terrorista.
Los psicópatas van a su aire, son muy independientes y no soportarían la disciplina y jerarquía que existe en un grupo terrorista, donde lo importante es el colectivo y la idea que defienden,  no las personas.
Superados estos mitos, es hora de hablar de quién es en realidad el terrorista, una persona que ha sufrido un proceso de socialización perverso orientado interiorizar los valores que defiende el grupo terrorista al que pertenece, tales como que el territorio formado por las tres provincias vascas, Navarra e Iparralde (el mal llamado País Vasco Francés), ha sido desde el principio de los tiempos Euskal Erria, una mentira inmensa, por cierto. O que el Corán les obliga a luchar contra los infieles, es decir contra toda persona que no profese el Islam o contra los apóstatas: los musulmanes que no viven según las reglas de la sharia, la ley islámica.

En próximos post se desarrollará esta idea con mayor profundidad.